1/5

nicho 1992
virapitá , madera dura . talla directa
0.80 x 0.80 x 0.90m.

El banco siempre podrá ser identificado como banco. La rama como rama. La mesa como mesa. Y así, sucesivamente.  Casi se podría hablar de una forma de fidelidad al sentido común del hombre sin rango, sin atributos particulares, que se interna, cuando visita el taller, en esa zona fronteriza en la que cualquier objeto puede –por lo menos a primera vista– volverse obra y viceversa.  Por eso, la mano del escultor, la mano que aprieta, que encierra(una herramienta) y revela (una obra) como si desde siempre hubiera estado escondida en la materia, es también mano tendida hacia el visitante en estrecha relación de igualdad.

Antonia García Castro