1/6

azul 2014
granito sierra chica
2.50 x 1.20 x 0.40m.
Lago Güemes, Azul, Provincia de Buenos Aires, Argentina. 

Hay situaciones inverosímiles como ésta, en la que se nos hace posible la reconstrucción de una noción del arte tan deseada como difícil.  A su vez, nos libera de prejuicios culturales qué es obra, qué es arte, qué es lo contemporáneo, qué lo primitivo.
Este proyecto en una definición rápida diría que es una “epifanía”, mas allá de la connotación religiosa su significado le es profundamente propio. La epifanía es una manifestación, se te hace presente algo o alguien, en lo religioso puede ser que se muestre la virgen, en el caso nuestro lo que aparece, lo que se manifiesta, es la materia, bajo la forma de piedra, de madera, agua, paisaje, trabajo humano, escultura contemporánea.

A pesar de la consistencia de la propuesta, no rivaliza con el entorno, se integra de manera simple en el paisaje, potenciando una generación de perceptivas respecto del mismo. Ayuda en el emplazamiento de un espacio natural protegido.
 

Durante distintas ocasiones y proyectos, visité canteras en busca no solo de piedra, sino de ese paisaje, de ese clima de materia, del trabajo - lo que con el tiempo se fue transformando en obra. Conocí las canteras de bloques de Sierras Bayas, Sierra Chica, Tandil, en la Provincia de Buenos Aires pero también en Córdoba, la Rioja, y fuera del país.

Este conjunto escultórico propuesto está formado por varias piezas de granito gris de Sierra Chica. Cada una de estas piezas tendrá una base de hormigón a nivel del piso, para garantizar su posición, y de alturas entre 3 y 2 mts. Cada una de estas piezas de tres a cuatro toneladas ha sido cortada y extraída de la cantera, es elegida e intervenida. A diferencia de la práctica tradicional donde la piedra es trabajaba para convertirla en algo diferente, generalmente figurativo, en este caso el trabajo consiste en algo que podríamos pensar como minimalista, de formas y estructuras simples, que ofrecen una lectura también simple de cómo se ha generado y organizado el material. Se deja aparecer el discurso propio de la piedra y los procedimientos de extracción. La obra se basa en el corte, la construcción de proporciones, los desplazamientos; la ubicación de las partes y de las distintas piezas entre sí. En cuanto a las marcas de cantera -su impronta original- son el punto de partida y forman la parte substancial de este proyecto.

Los bloques de granito se extraen para después volver a implantar, el proceso de extracción es parte integrante de la entidad de la misma. La escultura es entendida primero como materia pero también como masa, forma, proceso y espacio donde será localizada, instalada.

La construcción de entornos, escenarios, a cada bloque se le busca un “emparentamiento” con la vegetación ya sea un árbol, unas cañas, un espacio de contraste y tensión. La idea es componer un área de contemplación de asombro en cada una de estas intervenciones, dejarse seducirse por un sentimiento atávico, según intento aludir en los dibujos.

Aquí un dibujo seguro.

Estos sitios quedan meticulosamente ordenados dentro de un “espacio de forma” y cada grupo está en relación con la posición de las demás. Producto de esta disposición, se crea un ámbito estético, entre arquitectónico y escultórico, cuyo volumen varía a medida que vamos acercándonos. Es el resultado de la construcción y de la relación con los bloques. Se establece así el concepto de escultura, y a su vez el de un lugar interior donde el visitante puede experimentar lo que propone la materia sin tener la sensación de encontrarse dentro de un ambiente cerrado, museológico, sino al contrario abierto, y en el que se desarrolla la obra. Al alejarnos se revierte, el grupo se va cerrando sobre sí mismo y se crea un compacto, un único grupo de piedra y arboles relacionándose con el espacio. Cada ángulo de visión ofrece un fondo y una perspectiva distinta sobre su emplazamiento: la incidencia de la luz, las sombras, la visión nocturna, ofrecerán cantidad de matices que renuevan la posibilidad de percibir.
 

Las vegetación y las piedras contrastan entre la verticalidad y el estatismo con la horizontalidad y el movimiento del río.

La proposición artística alejada del su receptáculo habitual, el museo, o del típico monumento alegórico, constituye el escenario esencial y referente de la obra.

Sabemos que el público será plural, capaz de mantener autonomía o desconocer el discurso de los museos, que casi siempre falla porque es legitimador de algún interés. Surge así un elemento diferencial, una reflexión sobre el sentido del arte, una visión no siempre coincidente con las ideas establecidas.

Pertenecemos a una generación que ha trabajado en la transformación de la definición del concepto de obra y de museo. Los públicos, los profesionales, los artistas han ido aprendiendo de conjunto, sin disponer de aparatos críticos de referencia predominantes, tan comunes ahora. Hoy en día se piensa a los museos como entidades que conllevan públicos, economías, formación o acción social además de lo estético.

Las gestiones periféricas aportan diversidad, diferentes formulas de gestión y dependencia administrativa. Lo que crea nuevos aspectos de búsqueda con menos preconceptos y más motivación, transformándose en efectivos centros de mediación cultural.

Seguramente no se recuerde en el tiempo a quiénes generaron estas realidades, pero recordaremos quizá a obras extrañas, que nos proporcionaron visiones, momentos absolutamente originales que no podremos olvidar.

Lo artístico es un beneficio ineludible y Azul una posibilidad de importancia para pensar un mundo más considerado.

Somos conscientes de los recelos que causa en sectores el arte contemporáneo, así como las dificultades de su puesta en práctica ante la diversidad de modelos y de obra. Si de lo que se trata es lograr que el sistema artístico gane en credibilidad, sería necesario colaborar en la comprensión del fenómeno.
 

Defino esta obra como un “Conjunto Revelante”. Acentuar el concepto de que Somos también porque miramos, sintiendo fascinación por este tipo de dispositivos, que bien podría ser una definición original de que es la escultura.

Es nuestro interés lo que se configura como sujeto a través de la visión, la evolución del sentido. El cómo miramos es un campo de conocimiento con multitud de derivaciones para el arte.

Espero que esta obra permita al espectador referirse, relacionarse, medirse de un modo como la obra de arte contemporáneo necesita alcanzar.  Perseguir una estética de formas mínimas  para aportar un máximo de sugerencia.

oE

azul, la materia . 2014
las imágenes fueron tomadas en las canteras de Sierra Chica, se muestra el trabajo de la piedra para la realización del grupo escultórico que se instalo en el Lago Güemes, en el transcurso del
7º Festival Cervantino en Azul, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Video realizado por el escultor Omar Estela.
Música: Honor wichi por Eugenio Estela.

azul . 2014
A diferencia de la práctica tradicional donde la piedra es trabajada para convertirla en algo diferente, generalmente figurativo, en este caso el trabajo consiste en algo que podríamos pensar como minimalista, de formas y estructuras simples, que ofrecen una lectura también simple de cómo se ha generado y organizado el material.
Se deja aparecer el discurso propio de la piedra, los procedimientos de extracción y se propone una vinculación un emparentamiento con un árbol. Producto de esta disposición, se crea un ámbito estético, entre arquitectónico y escultórico.  Perseguir una estética de formas mínimas para aportar un máximo de sugerencia.
La música es de Eric Satie.