Las escultóricas estelas de Omar
por Luis Gusmán I 
Página/12 - Sección Plástica - Abril 2008
 

(...) Estas dos estelas entran en otra escala. Las marca la política de la piedra. Porque Omar Estela no es un ingenuo y mucho menos un ingenioso. Entiendo su política de la piedra como su intervención material en el campo de la escultura actual con la pretensión de introducir una lectura que modifique la materialidad en ese campo. Es por eso que la fórmula estelar por antonomasia, la llamada al caminante, está dirigida al espectador de la muestra para que detenga su mirada. En un espacio en el cual sea posible, como dice J. Berger, “mirar, redescubrir por encima y allende de las medidas, la primacía de la visibilidad propiamente dicha”. (...)  texto completo

Como esqueleto de dinosaurio
por Guillermo Lanfranco I Rosario/12 - Sección Cultura - Marzo 2008

 

(...) Sostenidas a metro, metro y medio del suelo, sus casi 70 piezas mecánicas y de carrocería desguazadas, blancas de toda blancura, parecen inofensivas, neutrales, como el esqueleto de un dinosaurio de museo. Hay que rearmar mentalmente ese rompecabezas para tomar conciencia de que se está frente a una de las herramientas más siniestras del aparato represivo de los `70, la que servía para perseguir, atrapar y transportar a las víctimas hacia su destino de muerte o desaparición. El Ford Falcon, surgido a principios de los `60 como el vehículo de "la familia argentina", por siempre estará asociado al terror de la dictadura. Un símbolo devenido en objeto artístico, como elemento central de la muestra "Autores Ideológicos". (...)  texto completo

Arte al paso
por Cecilia Sosa I Página 12 - Suplemento Radar - Agosto 2007
 

(...) Sala de espera del Hospital Vélez Sarsfield. Decenas de personas esperan a ser atendidas. De vez en cuando, alguien rompe las filas del tedio y se acerca a espiar una vitrina que parece vigilar la escena desde un pasillo. (...)

Museo Urbano, un colectivo de artistas que pugna por sacar el arte del encierro y desperdigarlo por las superficies más improbables de la ciudad. El grupo, formado por artistas y profesionales, se organizó en 2005 y desde entonces viene recreando inéditas "salas" de exposición en espacios no convencionales. ¿El objetivo? Llegar a contextos y espacios no alcanzados por el circuito de arte hegemónico de la ciudad. (...) texto completo

La línea inquieta en un boceto 
por Margarita Rocha I Texto producido para la muestra Dibujos. Omar Estela - Octubre 2006
 

(...) Presentado como un conjunto, el dibujo abandona su unidad, convirtiéndose en texto. La forma y el contenido pierden así su sentido inmanente, constituyendo una narración que se establece en las proximidades y distancias con sus marcos, también dibujados.

El dibujo limita al dibujo y, en la intersección de sus continuidades y en la búsqueda de sus rupturas, nos hallamos, sin darnos cuenta, leyendo un texto ilustrado. Percibimos al dibujo como gesto, deteniéndonos en la línea sin poder retener en la memoria la totalidad de aquello mirado. Como un ejercicio de abstracción, olvidamos las diferencias y nos quedamos con las huellas que connotan un estilo, una sensibilidad distintiva. (...) texto completo

La escultura que denuncia
por Alejandra Rodriguez Ballester I Clarín - Suplemento Ñ - Marzo 2006

 

Dos brazos en cruz, robustos, que terminan en dos manos talladas amorosamente.  Esa fue una de las primeras esculturas de Omar Estela.  Pero lo que desconcierta al espectador no es solo el trabajo sutil sobre la madera, sino el hecho de que el escultor decidió agregarle pelos, cerdas, a ese par de brazos abiertos.  Y lo que se ve es un objeto cotidiano: un escobillón.  Un escobillón humano.  A partir de allí no hay mucho más que decir, ese cruce es tan cruel como la vida, como la humillación, como las diversas servidumbres a las que está sujeto el ser humano.

Desde entonces, Omar Estela insiste en ese contrapunto entre lo solemne y lo cotidiano, en un gesto político que va en busca de un destinatario popular para su obra. (...) texto completo

El peor marzo de la historia argentina en una megamuestra
por Patricia Kolenicov I Clarín - Sección Cultura - Marzo 2006
 

Afuera hay uno, dos, diez grupos de chicos sentados en ele pasto tupido de la plaza Francia, disfrutando del viento tibio de marzo.  Adentro –dentro del Centro Cultural Recoleta- marzo es otro marzo y los chicos – casi todos son jóvenes- están en fotos blanco y negro, con poleras, con anteojos grandotes. (...) No es una exposición para ver en un ratito, quizás ni siquiera en una sola visita. (...) En el Patio de la Fuente, al aire libre, varios artistas -Omar Estela, Javier Bernasconi, Marcela Oliva, Marcelo Montanari, Luciano Parodi y Margarita Rocha- presentan, desarmado, un Falcon -de verdad- pintado de blanco.  NO tiene asientos, se le ven los alambres.  “Autores ideológicos”, es su título. (...) texto completo

Omar Estela entre el objeto y la escultura
por Raúl Santana I Diciembre 2005
 

(...) Estas nuevas obras donde vuelve a aparecer el candado en una lata de arvejas podrían hacer pensar en el “ready made” duchampiano, pero es necesario aclarar que estas piezas se diferencian netamente de aquéllas, por una intencionalidad artística que en la obra de Duchamp queda deliberadamente suspendida. No se trata en las obras de Estela de provocar ese vacío indiferente del “ready –made”, sino de proponer el objeto industrial –latas de conserva, trampas para ratones, etc., - que, ahora, con la intervención del artista, alcanzan una posición meta-objetual para movilizar el espacio como cualquiera
de sus esculturas, gracias a la metamorfosis operada en los objetos. (...) 
texto completo

Su obra no está pensada para el goce privado
por Susana Viau I Diciembre 2005
 

(...) Sus dimensiones rozan con frecuencia la monumentalidad e imponen la necesidad del espacio público, los museos, los grandes nudos ferroviarios, las universidades, los lugares de la cultura: eso piden, al menos, el árbol que brota de la enorme madera, el pez de mármol emergiendo o succionado por el sumidero con tapa de hierro, la silla que se rebela contra su destino utilitario y Estela singulariza y sustrae a la anomia de los objetos domésticos. Madera, granito, mármol son los materiales preferidas para trabajar, pulir, tallar empecinadamente. (...) texto completo

Segundo simposio de escultura en Río Gallegos 
por Fabián Lebenglik I Página 12 - Sección Plástica - Diciembre 2000
 

Obras para el patrimonio urbano  
Cuatro fueron los escultores convocados a trabajar a la vista del público: Hernán Dompé –que acaba de ganar el consagratorio Gran Premio del Salón Nacional y tiene una destacada carrera internacional–, Omar Estela –reconocido docente y artista que presentó hace pocos meses una excelente exposición en el Centro Cultural Recoleta–; Susana Gutiérrez -docente y artista que participó en salones de todo el país– y Tulio Romano –
el más joven del grupo, que también está haciendo carrera internacional– 
(...) texto completo

Intenso dialogo con la materia
por Nora Hochbaum, directora del Centro Cultural Recoleta
Texto referido a la muestra  Epifania de la materia  - Septiembre 2000

En el variado panorama de la escultura argentina contemporánea, la obra de Omar Estela ya constituye una presencia inobviable. Su camino -alejado de modas e imposiciones estéticas- ha venido dando a su escultura
un definido carácter propio. 
Cada vez más, sobre todo en las últimas muestras, su escultura ha acentuado un carácter de investigación ​de los mas variados materiales, los que juntos o combinados terminan componiendo
sus magníficas piezas. 
(...) texto completo

Sacar a la luz lo oculto de la materia
por Raúl Santana
Texto referido a la muestra  Epifania de la materia  - Centro Cultural Recoleta - Septiembre 2000
 

(...) Omar Estela que ya tiene un significativo camino en la escultura, ahora pareciera hacer surgir sus piezas de distintos impulsos: si se tratara de los mármoles hace sus creaciones con mínimas intervenciones que imponen apenas a la materia una forma racional ( que sería el rastro de lo humano) para acentuar todavía más lo intocado, desocultando alguna cualidad intrínseca : el veteado que seguiría invisible sin el pulido, la línea blanca (de la que el artista me hablo con emoción) que atraviesa el corazón de la piedra negra, (...) texto completo

El hombre toma en su mano...
de Antonio Dal Masetto
T
exto que formó parte de la muestra  Epifania de la materia  - Centro Cultural Recoleta - Septiembre 2000

El hombre toma en su mano un elemento árido —piedra, arena, barro, madera seca—, y en él, en su centro, en su corazón muerto, planta su fe y su empecinamiento. Cuida de esa semilla, la alimenta con su vigilia, la espía, rastrea señales en ella, residuos de fuegos perdidos. Sopla sobre esas brasas abandonadas.Y así va y viene con su humilde cosa. Sale a la noche y se acuesta sobre la tierra. Boca abajo, en cruz, imagina que su abrazo se extiende hasta doblar la curva de los horizontes. Presiente costas y aguas y vegetaciones y cielos debajo de él. Cree oír, oye el grave corazón de la tierra, su respiración y su gran voz. (...) texto completo

Aproximaciones a la escultura de Omar Estela
por Raúl Santana - 1997
 

(...) La ¨Jangada¨, pieza única que presentó en 1997 en el Centro Cultural Recoleta, configura una magnifica síntesis de una historia de asechanzas, marchas y contramarchas que, el artista - consciente o inconscientemente - ha venido recorriendo en su singular camino. Como en gran parte de la obra de Estela, también aquí el punto de partida ha sido un objeto de uso que abre y hace circular múltiples significaciones:
las jangadas son esos troncos que, sobre todo en nuestro Litoral, viajan por el río, enviados hacia los obrajes : todo un símbolo de una época de nuestro país, también evocado en el cine y en la canción popular. (...)

texto completo

Una actitud casi lúdica
por Mercedes Casanegra I Revista Summa nº24 - 1997

(...) Se lee a simple vista una actitud de retorno a maneras de proceder muy anteriores a la modernidad que por momentos extremó su adhesión al arte por el arte. La concepción de estos muebles retoma un método que nace en las primeras acciones del ser humano: arte y funcionalidad son nociones que no están separadas. Vida cotidiana y expresión estética estrechan vínculos. La tecnología desarrollada a lo largo del siglo XX y aplicada a la fabricación de muebles ha hecho de ésta un rasgo impersonal en la elaboración de los mismos, aun en los casos de diseño original del autor. (...) texto completo

Directo a la memoria
por Miguel Briante I Página 12 - Sección Plástica - Agosto 1994
Texto referido  a la muestra en el Museo de Arte Moderno
(...) Despojado cada vez más de una obsesión que le hacía pulir sus obras hasta la desesperación, atento ahora al momento en que tiene que pararse, sus obras cobran esa extraña fuerza que se da cuando el oficio y el concepto llegan juntos, como si fueran la misma cosa. El ritual de ese oficio queda entero, casi religioso, en estas piezas donde - mas allá del intento de las series,que se marca en algunos de los trabajos mas recientes, donde busca descubrir, en la madera, la rama que creció hasta ser esa madera, y la busca a fuerza de buril, arremetiendo - cada idea es un mojón que empuja otra idea. (...) texto completo

La placita del no
por Miguel Briante I Página 12 - Contratapa - Agosto 1990
 

(...) La placita iba a agrandarse y la escultura iba a ser tallada por Omar Estela. El hombre dibujó su obra, antes de atacar la piedra: una sola gran pieza en la que se fundía un banco de plaza y un hombre acostado, a la intemperie. “¿Un borracho? ¿Un vago? – se pregunta y se responde Estela – No sé. Tal vez la imagen de la libertad, o del desamparo.” En todo caso, en aquellos tiempos, no hace mucho, todo el proyecto, con la escultura incluida, fue premiado. “Pero – dice Estela - , como dice Heidegger, la obra desoculta el ente de las cosas. Y ese simple proyecto fue develando todo el tramado de la burocracia, de los prejuicios”. (...) texto completo

La escultura como sueño entre la caverna y espacio público
por Miguel Briante Página 12 - Sección Plástica - 1989
 

(...) “Me gusta la forma del escultor primitivo, porque tenía mayor conexión con la comunidad. Expresa sus mitos, trabaja para sus rituales.” Si se quisiera comprobar que en Estela las ideas trabajan junto con las manos,
bastaría ver ese Cordero tallado en mármol que “es como el cuerpo de un cordero muerto y ya despellejado”.
La cruda sinceridad de esa obra - siniestramente bella - , puede evocar en el cronista al “cordero de Dios
que quita los pecados del mundo”. (...) 
texto completo